Blog de la Familia

Un mecanismo importante en la vida

Hoy en día se puede ver el mundo de muchas maneras. Un entorno que está lleno de conflictos, discusiones, peleas y acciones que perjudican la sobrevivencia o la protección de los seres humanos. Estamos en manos de esos grandes problemas y frente a ello se trata de practicar, social y políticamente, una virtud que ayuda (o ayudaría más) a que se pueda llegar a convivir de manera pacífica: es el caso de la tolerancia.

La tolerancia puede entenderse como la aceptación de la diversidad de opinión social, cultural y religiosa. Es la capacidad de saber escuchar y aceptar a los demás, valorando las distintas formas de entender y posicionarse en la vida, siempre y cuando no se atenten contra los derechos humanos.

Esta virtud, a veces tan poco usual, es la que nos ayuda a convivir con los demás, permitiendo abrirnos la puerta hacia un mundo en el cual encontramos distintas clases de personas, seres humanos que de verdad valen la pena. Ahora, ya están cada vez más lejos las discriminaciones por el color de piel o por alguna deficiencia física; pues al fin y al cabo entre las personas nadie es igual a nadie, pero también nadie es superior a nadie. Todos nosotros podremos ser distintos en cuanto a la parte psicológica y física, pero en cuanto a ser una persona integral, con derechos, con solvencias y errores, en todos esos aspectos somos iguales.

El hombre es un ser social por naturaleza y depende de los demás para sobrevivir; es por eso que la tolerancia es la principal herramienta para evitar problemas y vivir en armonía con los demás.

Por experiencia, me ha pasado no ser tolerado ni tolerar. Al principio pensé que era un simple juego, pero después me di cuenta que detrás de ese rechazo, existía una verdad. Es por eso que a partir de ese día comprendí lo que era realmente la tolerancia, aprendí que para que este mundo tenga sentido se tiene que convivir con todas las personas a si no te caigan bien. Se tiene que aprender a vivir de esa forma, incluso con muchos que pueden pensar lo contrario a tu opinión en ciertos aspectos, y eso no va a cambiar.

Muchas cosas nos parecerán injustas y algunos tendrán más suerte que otros, pero así es la vida por más cruel que se vea: así es nuestra realidad. Esta última parte se puede resumiren una sola frase: “No hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti”. Estas palabras son las preferidas de las madres (como la mía), que al recordárselas a los hijos, nos quieren evitar cualquier inconveniente en la vida y, sin duda, fortalecer nuestros principios. Todo ello, hasta ahora me ha servido demasiado para progresar, dejando atrás una vida de egoísmo y de intolerancia.

Son por estas razones por las cuales se puede decir que la tolerancia es una virtud indispensable, ya que sin ella nosotros no seríamos nada más que habitantes de una jungla y posiblemente causaríamos más conflictos de lo normal. Al respecto, recordemos esta frase: “El espíritu de tolerancia es el arte de ser feliz en compañía de otros”

Hoy en día se puede ver el mundo de muchas maneras. Un entorno que está lleno de conflictos, discusiones, peleas y acciones que perjudican la sobrevivencia o la protección de los seres humanos. Estamos en manos de esos grandes problemas y frente a ello se trata de practicar, social y políticamente, una virtud que ayuda (o ayudaría más) a que se pueda llegar a convivir de manera pacífica: es el caso de la tolerancia.

La tolerancia puede entenderse como la aceptación de la diversidad de opinión social, cultural y religiosa. Es la capacidad de saber escuchar y aceptar a los demás, valorando las distintas formas de entender y posicionarse en la vida, siempre y cuando no se atenten contra los derechos humanos.

Esta virtud, a veces tan poco usual, es la que nos ayuda a convivir con los demás, permitiendo abrirnos la puerta hacia un mundo en el cual encontramos distintas clases de personas, seres humanos que de verdad valen la pena. Ahora, ya están cada vez más lejos las discriminaciones por el color de piel o por alguna deficiencia física; pues al fin y al cabo entre las personas nadie es igual a nadie, pero también nadie es superior a nadie. Todos nosotros podremos ser distintos en cuanto a la parte psicológica y física, pero en cuanto a ser una persona integral, con derechos, con solvencias y errores, en todos esos aspectos somos iguales.

El hombre es un ser social por naturaleza y depende de los demás para sobrevivir; es por eso que la tolerancia es la principal herramienta para evitar problemas y vivir en armonía con los demás.

Por experiencia, me ha pasado no ser tolerado ni tolerar. Al principio pensé que era un simple juego, pero después me di cuenta que detrás de ese rechazo, existía una verdad. Es por eso que a partir de ese día comprendí lo que era realmente la tolerancia, aprendí que para que este mundo tenga sentido se tiene que convivir con todas las personas a si no te caigan bien. Se tiene que aprender a vivir de esa forma, incluso con muchos que pueden pensar lo contrario a tu opinión en ciertos aspectos, y eso no va a cambiar.

Muchas cosas nos parecerán injustas y algunos tendrán más suerte que otros, pero así es la vida por más cruel que se vea: así es nuestra realidad. Esta última parte se puede resumiren una sola frase: “No hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti”. Estas palabras son las preferidas de las madres (como la mía), que al recordárselas a los hijos, nos quieren evitar cualquier inconveniente en la vida y, sin duda, fortalecer nuestros principios. Todo ello, hasta ahora me ha servido demasiado para progresar, dejando atrás una vida de egoísmo y de intolerancia.

Son por estas razones por las cuales se puede decir que la tolerancia es una virtud indispensable, ya que sin ella nosotros no seríamos nada más que habitantes de una jungla y posiblemente causaríamos más conflictos de lo normal. Al respecto, recordemos esta frase: “El espíritu de tolerancia es el arte de ser feliz en compañía de otros”.

Luis Quiroz Portal
Quinto Año de Secundaria

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Admisión 2019