¿Por qué elegir un colegio de varones?

El Dr. Leonard Sax, en su obra “Why Gender Matters” presenta argumentos claves a favor de las escuelas diferenciadas. Aquí, un estracto:

“Los estudios científicos evidenciaron que el cerebro de los hombres desarrolla de manera distinta tanto en habilidades como en el momento del desarrollo.  En las mujeres las áreas de lenguaje desarrollan antes y más intensamente que las usadas para las relaciones espaciales, numéricas y la geometría; mientras que con los varones sucede lo contrario.

Además, el argumento de que la educación diferenciada propiciaba estereotipos resulta curiosamente inválido.  Más bien los investigadores descubrieron que la coeducación intensificaba la pauta de género, reforzando que los varones eligieran actividades etiquetadas como de varones, y las mujeres las propias.  En cambio, en la educación diferenciada los varones y las mujeres se sienten libres de elegir cualquier actividad sin sentirse intimidados de recibir etiqueta alguna.

IMG_3024

La escuela ha de procurar que cada alumno cultive las cualidades propias de su modo de ser.  En educación, desatender las diferencias entre chicos y chicas es hacer injusticia a la naturaleza y menos efectiva las posibilidades de aprendizaje.  Por otro lado, en el caso de los varones, existe además estudios que señalan una disminución de los resultados académicos en las universidades para el caso de estudiantes que proceden de ambientes coeducativos.

La escuela diferenciada ofrece mejores posibilidades para el rendimiento académico de los alumnos. El desarrollo de niños y niñas está sujeto a diferentes velocidades. Las chicas maduran biológica y sicológicamente antes que los chicos y este hecho suele tener un gran impacto sobre el rendimiento escolar. Por eso, en la enseñanza diferenciada, los alumnos obtienen mejores resultados académicos.

En Algarrobos, somos testigos de este proceso y podemos verificar cotidianamente el valor de la educación de varones. Nuestros alumnos se sienten cómodos en todo tipo de actividades sin etiqueta de género alguna. Participan en fútbol, basket, así como en arte, teatro, música, literatura y tantas otras realidades”.

Estamos convencidos que se desarrollan positivamente en el ámbito educativo compitiendo en esas áreas por ser mejores y a la vez trabajar más en equipo, y menos en buscar la atención del sexo opuesto. Ellos se acostumbran a buscar y alcanzar la excelencia en cualquier materia o actividad que realicen.