Blog de la Familia

Ser Papá, hoy

Ya es una tradición en el Perú que el tercer domingo de junio se celebre el Día del Padre, en “Algarrobos” lo festejamos con la actividad denominada “Noche Mágica de Papá” que tiene lugar el viernes previo. Todos salimos satisfechos y emocionados del cariño y profesionalismo (¿por qué no decirlo?) que ponen los hijos para que sus papás pasen unos momentos gratos porque, lo tienen aprendido del colegio, el cariño (a cualquier ser humano y mejor aún si se trata de los progenitores) hay que demostrarlo con hechos, no importa la magnitud de los mismos, lo que vale son las acciones concretas.

Este comentario viene al caso hoy que la figura del padre de familia está muy devaluada por “méritos propios”. En las sociedades llamadas del primer mundo, la imagen paterna está llamativamente ausente, los hijos no tienen un referente que imitar y los guíe en su comportamiento. El Papa Francisco ha puesto el dedo en la llaga, “la ausencia de la figura paterna en la vida de los pequeños y de los jóvenes produce lagunas y heridas que pueden ser incluso graves. Y, en efecto, las desviaciones de los niños y adolescentes pueden darse, en buena parte, por esta ausencia (…) El sentimiento de orfandad que viven hoy muchos jóvenes es más profundo de lo que pensamos. Son huérfanos en la familia, porque los papás a menudo están ausentes, incluso físicamente, de la casa, pero sobre todo porque, cuando están, no se comportan como padres, no dialogan con sus hijos, no cumplen con su tarea educativa, no dan a sus hijos, con su ejemplo acompañado por las palabras, los principios, los valores, las reglas de la vida que necesitan tanto como el pan”. [I]

El colegio, sabedor de este peligro, convoca frecuentemente a los papás para actividades precisas (aunque veces las mamás, medio en broma, reclaman ser incluidas) porque, en un colegio de varones, es imprescindible formarlos de manera separada para que ayuden mejor a los hijos en temas que corresponde al papá y no suceda, ni de lejos, lo que también el Papa comenta: “A veces parece que los papás no saben muy bien cuál es el sitio que ocupan en la familia y cómo educar a los hijos”[II]

Entiendo que son duras las amonestaciones que hace Su Santidad Francisco pero no son teóricas, son fruto de realidades que se están viviendo en otras sociedades y como dice el refrán, “más vale prevenir que lamentar”: hay que poner en alerta a las familias frente a este tipo de influencias.

El orgullo del padre, fruto de su esfuerzo,  es poder decirle al hijo cuando ya lo ve caminando libremente por la vida, labrando su propio destino: “Seré feliz cada vez que te vea actuar con sabiduría, y me emocionaré cada vez que te escuche hablar con rectitud. Esto es lo que quise dejarte, para que se convirtiera en algo tuyo: el hábito de sentir y obrar, hablar y juzgar con sabiduría y rectitud.”[III]

 

Dr. Hugo Calienes Bedoya
Director General del Colegio Algarrobos

[I] S.S. Francisco, Audiencia general, 28.I.15
[II] Ibidem
[III] S.S. Francisco, Audiencia general, 4.II.15

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *